Buscar

Publicación del BLOG

Administración de Fincas Comunidades de Propietarios Legislación Marketing

La junta amañada. Los personajes de la Junta Rectora. Cap. VIII. La Guardia Civil toca a mi puerta

Compartir
La junta amañada. Los personajes de la Junta Rectora. Cap. VIII. La Guardia Civil toca a mi puerta

…. Entonces decidí que era momento de convocar a mis valientes vecinos, quienes se habían apuntado en aquel famoso listado el día de la Junta de Propietarios y hacerles partícipes del cambio.

En el fondo se percibía un hastío generalizado por parte de la mayoría del colectivo vecinal. Gente de bien, que solo quería una comunidad tranquila, que funcionase, con actividades, vida, en definitiva… color, pero que, poco a poco y durante la última década, se había recubierto de una capa de una neblina densa y gris que había conseguido envolver y hacer desaparecer hasta la mínima expresión ese aire de vecindad, altruismo, entusiasmo y alegría de niños y mayores que corría por sus calles. Unas calles, de antaño, llenas de vida. Por todos lados había niños, gente, bullicio… Y ahora, la Nada.

Descolgué el teléfono y uno a uno comencé a llamar a la larga lista vecinal que se habían apuntado cual mercenarios. Los cité a todos en la Casa de las Asociaciones de nuestro pueblo (pues en la urbanización todavía no tenemos una sala multiusos para todo tipo de menesteres).

Al menos seríamos una treintena ahí congregada ese día.

Les expliqué la situación, los pormenores, con lo que me había topado y el tipo de respuesta y actitud, un tanto desairada por parte del proveedor de asesoría informática, El Bigotes y el resto de los miembros de la Junta Rectora, cuyo presidente era el único visible en toda esta trama. El resto de los cuatro miembros que restaban nunca habían aparecido en una Junta y no se les ponía cara.

Ese día nació el denominado Equipo Vecinal.

Se decidió confeccionar un escrito informativo, con datos objetivos, públicos y siempre contrastables para que, de esta manera, pudiésemos llegar al resto de nuestros convecinos que nunca se habían interesado por la situación comunitaria o, simplemente, porque pensaban que todo estaba relativamente bien.

Total, ¡por la cuota trimestral que se pagaba! Tampoco era una barbaridad y seguro que se estaba gestionando correctamente. Daba absoluta pereza bajar un domingo cada año y medio a las 9:30h de la mañana a un auditorio, ¡Con lo bien que se está en casa sin madrugar!

En marzo del 2018 nos organizamos dividiendo la urbanización en 17 distritos ficticios. A cada uno o dos miembros del Equipo se le asignó uno o dos distritos en función de sus dimensiones. Todos, como buenos convecinos, hicimos un bote, adelantando una cuantía a partes iguales para los gastos derivados de las fotocopias y demás imprevistos.

Se hicieron 2.500 fotocopias de aquella nota informativa (que después El Bigotes pasó a denominar “panfleto” despectivamente en ulteriores contestaciones a nuestras notas vecinales)

Lo cierto es que hubo un momento que ello podía haber llegado a parecer un “y tú más”, por todo el cruce de notas informativas a los que se había llegado. Algo que todos los miembros del Equipo detestábamos y queríamos evitar. Nosotros dábamos datos, números y denunciábamos hechos. Ellos se desquitaban con falacias y emolumentos imposibles.

Por una, porque no nos cortamos en sacar a la luz toda la podredumbre y, por otro, porque no alcanzaban para dar réplicas pueriles, inverosímiles y tergiversadas de nuestros datos. Con el único propósito de generar tal confusión y hastío vecinal, que terminaría por parte del vecino en desistir en seguir contienda alguna.

– ¡Ya que no podemos refutar ni una sola de las cuestiones que planteamos, al menos creemos confusión! ¡Aunque para ello tengamos que mentir descaradamente!, ¡Todo vale, con tal de seguir controlando la caja! – Debieron de pensar.

He aquí algunos ejemplos:

Equipo Vecinal (EV): “…Han aprobado las CUENTAS comunitarias de los ejercicios 2015, 2016, 2017 y el presupuesto del 2018 delante de nosotros con TODOS LOS VOTOS EN CONTRA de los asistentes y sin responder a ninguna de las preguntas. ¡Hay descuadres inexplicados de cerca de 400.000 euros!

Junta Rectora (JR): “Es absolutamente falso que exista un descuadre de 400.000 euros, confundiendo gasto con presupuesto…”

Querido Bigotes, ni mencionamos una cosa, ni la otra. Afirmamos que había “descuadres”. Obviamente eran del Balance contable. Ni gasto, ni presupuesto. ¡Balance! Y siempre en función de los números que nos facilitaron Uds. Les hicimos llegar una copia de todas las incongruencias, a la cual, hicieron caso omiso. ¡Debieron de pensar que ya nos cansaríamos!

EV: “Han aprobado un 42 % de subida en “Gastos de Personal” (260.520 euros). Pero los 6 conserjes cobran en total unos 120.000 euros aproximadamente… ¿a dónde van los otros 140.520 euros?… ¡por menos, han dimitido políticos!”

JR: “De igual manera, los gastos de personal se encuentran justificados con los contratos laborales nóminas y cotizaciones de los respectivos conserjes, justificando lo arbitrario, caprichoso e interesado de sus manifestaciones …”

EV: “El número de gestor de Fincas AEGAI XXXX que indican en el Acta, a nombre del “Administrador”, no corresponde al Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid, sino que se trata de la Asociación Europea de Gestores y Asesores Inmobiliarios, organismo independiente y PRIVADO compuesto por socios que no dispone de las coberturas y garantías anteriormente mencionados.”

JR: “En lo que respecta al administrador, nos remitimos al acta para evitar reiteraciones, considerando que se trata de un profesional suficientemente cualificado, con los medios técnicos y humanos necesarios para atender las concretas necesidades de la comunidad”

EV: “Hemos exigido a la Comunidad de Propietarios por escrito que aclaren todas estas cuestiones. De momento seguimos a la espera de su respuesta.”

JR: “En definitiva, esta Comisión Rectora siempre ha cumplido con la ley y asiste a la Juntas Generales representando a un número importante de vecinos que consideran que se está haciendo una gestión honesta y eficaz, que ahora pretende ser atacada por una minoría que con mentiras buscan enturbiar la pacífica relación vecinal y la gestión realizada, obligándonos a actuar judicialmente y neutralizar las mentiras sistemáticamente, graves acusaciones e interesadas manifestaciones que pretender desprestigiar la gestión”

Eso sí, las amenazas escritas iban y venían sin pudor alguno. ¡Ojalá y se hubiera judicializado, como afirmaban! De esa manera iban a rendir cuentas ante un juez, cosa que no querían hacer ante sus vecinos.

Como seguía sin amilanarme ante sus salidas de tono y sus amenazas constantes, como el día que el Sr. Presidente dio orden de dejar de recogerme las sacas de poda en la puerta de mi casa, aún pagando el servicio religiosamente (algo que le duró poco y él lo sabe), la vendetta personal de este personaje fue la de enviarme a la Benemérita a la puerta de mi casa un domingo del mes de octubre del 2018, justo a la hora en la que mi familia y yo nos disponíamos a comer.

¡Ding-Dong!

– ¿Titánide Temis?, Guardia Civil. Si es tan amable salga con su DNI para la filiación-

– Buenos días, ¿qué pasa? – pregunté sabiendo ya la respuesta

– Siento molestarle, pero he de informarle que ha sido Ud. denunciada por injurias y calumnias. Déjeme su DNI, si es tan amable-

-Bien, tenga ¿Y quién ha sido? – seguí preguntando, aun sabiendo la respuesta.

-Un vecino- me indicó uno de los guardias.

– ¿Puedo saber quién me denuncia, exactamente? –

– No puedo decírselo por el asunto de Protección de Datos. Yo le filio y la denuncia sale al Juzgado. A partir de ahí ya se pondrán en contacto con Ud. para facilitarle todos los pormenores- me explicó nuevamente el guardia, con un acento andaluz que quitaba dramatismo a todo este asunto-

– Bien. No hace falta que me lo diga. Es El Presidente, ¿verdad? – El guardia hizo un gesto indicando que estaba en lo cierto.

Los documentos que portaba en sus manos se abrieron ligeramente al tomarme los datos de filiación y reconocí nuestra “nota informativa”. Proseguí – entonces, ¿ya habrá tenido oportunidad de revisar todas las pruebas que aporta este señor para denunciarme por injurias y calumnias? No hay que irse a estudiar a Harvard para darse cuenta que lo que denunciamos son hechos, datos objetivos y contrastables…Si no le gustan los datos al caballero, que hubiese facilitado los correctos, que tanto tiempo le llevo reclamando. Es muy sencillo. No creo que esta sea la vía. Está claro que algo pasa….-

El guardia me cortó y me dijo – Señora, nos hemos dado cuenta. Realmente seguimos los trámites y mi obligación es presentarlo en el Juzgado. Si alguien denuncia, nosotros lo cursamos. No se preocupe-

Pasaron las semanas y los meses y nunca más volví a tener noticias del Juzgado, pues uno de nuestros letrados, JL, hizo las pesquisas necesarias y averiguó que se había archivado la causa al no encontrar pruebas suficientes que avalasen estas graves acusaciones.

Pero lo más gracioso vino después, cuando el Sr. Presidente metió a través de las arcas comunitarias, una factura de su letrado (el especialista en Derecho Deportivo) de 3.780,00€ por presentar dicha denuncia, cuyo coste no se aprobó en Junta, estaba archivada y ni tan siquiera se llevó a un acto de conciliación. Por tanto, Sr. Letrado, Sr. Presidente, aunque nos cueste otros dos años. Uds. saben que no me cansaré de reclamarles ésta y otras facturas indebidas por todas las vías posibles y terminarán retrocediendo lo cobrado indebidamente… ¡Y lo saben!

Continuará….

Titánide Temis

Otros capítulos de Titánide Temis que pueden ser de vuestro interés:

Etiquetas:

Puede que le guste también

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.