El administrador de fincas y sus diferentes profesiones

El Administrador de fincas y sus diferentes profesiones

Cada año que voy pasando en la profesión como Administrador de Fincas Colegiado (AFC), este servidor de la profesión que vive en Villaverde, más se va dando cuenta de que esta profesión está hecha para personas con un carisma especial, con personas comprometidas 100% con su trabajo y con su entorno. Es tan especial esta profesión, que no somos grandes profesionales si no desarrollamos de forma extensiva y amplia nuestra aptitud, nuestra actitud y nuestro conocimiento.

Dice la psicología que la aptitud es “el conjunto de condiciones que hacen a una persona especialmente idónea para una función determinada”. Conocéis a algún administrador que lleve años en su profesión que no tenga ese conjunto de condiciones para ejercer la misma. En mi experiencia personal y sobre todo desde que estoy en el Colegio de Madrid como vocal he tenido la oportunidad de hablar con muchos colegiados y os puedo asegurar que no he encontrado ningún profesional capaz de no afrontar su profesión como administrador de fincas con aptitud. Mérito del propio profesional y del Colegio que lo avala.

Cuando relaciono las aptitudes y hago un análisis de las mismas veo reflejada las mismas en mí y en mis compañeros. Os cuento algunas de ellas:

  • Aptitud abstracta o científica: Cuantas veces no hemos tenido que desarrollar principios y teorías que no están en los libros, en sentencias, en la jurisprudencia y lo hemos tenido que aplicar de una forma especial al problema de la Comunidad de Propietarios. Somos capaces de generar normativas y de aplicar reglamentos que no aparecen en ningún manual. Tenemos una aptitud abstracta y creativa que se nos iguala en pocas profesiones.
  • Aptitud espacial: Somos capaces de adaptarnos a cualquier espacio para estar en contacto con nuestros clientes. Lo mismo desarrollamos nuestro trabajo en un salón de actos, en los bajos de un restaurante o cafetería, en el propio portal e incluso en la casa de un Presidente o de un vecino. Tenemos la capacidad de adaptarnos a cualquier lugar. A mí me ha tocado hacer la reunión en muchas ocasiones en un sótano de un edificio, con una bombilla de 40 vatios, llena de polvo y sin asientos. En ese momento tenías que poner en marcha un procedimiento monitorio contra un propietario cabreado que le tenías a un metro de distancia y que medía casi dos metros.
  • Aptitud numérica: Quien no le ha tocado explicar todo el balance desarrollado a lo largo del año y en la junta general ordinaria, hacérselo entender al economista de turno, al abogado, al fontanero, al albañil, al am@ de casa, al inmigrante, etc. Tenemos que tener y de hecho lo tenemos esa capacidad para explicar los números de la contabilidad de la comunidad a todo tipo de perfil de comuneros. Esto solo se es capaz de desarrollar con una buena aptitud y experiencia.
  • Aptitud verbal: Somos capaces de repartir en nuestras conversaciones con los comuneros, momentos de un lenguaje técnico y momentos de un lenguaje popular. Dependiendo de cómo está la situación en la reunión somos capaces de empatizar con el comunero que necesita una explicación y utilizamos el “verbo” y los giros gramaticales que más se adecuan a la conversación en ese momento.
  • Aptitud mecánica: Somos capaces de transmitir una información acompañando la misma con movimientos de nuestro cuerpo que realcen aquello que estemos diciendo. Estamos acostumbrados a expresar lo que sentimos no solo con la voz sino con el movimiento.
  • Aptitud sociológica: Analizamos el entorno que nos rodea incluso antes de llegar al momento de una reunión. Comprendemos la idiosincrasia del grupo y analizamos como debemos dirigir el mismo.
  • Aptitud ejecutiva: Tenemos capacidad para planificar y dirigir grupos de trabajo.
  • Aptitud organizativa: Tenemos habilidad para clasificar, ordenar y sistematizar cualquier fuente de información.
  • Aptitud persuasiva: Capacidad para argumentar, convencer, ordenar y sistematizar una fuente de información.

Todas estas aptitudes y otras más son la base de trabajo de un buen Administrador de Fincas Colegiado. Ningún compañero puede estar al margen de ninguna de ellas.

(Tienes otro artículo relacionado con las aptitudes, actitudes y conocimiento del Administrador de fincas en el siguiente link: http://www.adminfergal.es/html/esp/13253/perfil_del_administrador_de_fincas_y_sus_cualidades.html )

Con respecto a nuestra actitud como profesionales destacar nuestra permanente disposición a la profesión. Somos persistentes, tenemos una buena disposición mental hacia la misma y una buena disposición de voluntad.

Con respecto a nuestros conocimientos, tenemos que tener entre otras materias de:

  • Psicología (técnicas de reunión y dirección de grupo).
  • Propiedad Horizontal
  • Fiscalidad
  • Derecho Administrativo
  • Derecho Civil
  • Contabilidad
  • Derecho Privado Registral
  • Normas técnicas de la Edificación y Conservación de Edificios
  • Derecho Mercantil
  • Informática
  • Derecho del Trabajo y Seguridad Social.
  • Sociología

Pero os habéis dado cuenta que dentro de nuestro trabajo diario ejercemos profesiones que no son propias nuestras y que sin embargo van implícitas en la de Administrador de Fincas Colegiado. Os pongo diferentes ejemplos:

  • Somos el médico de cabecera del edificio. En cuanto el edificio empieza a tener los primeros síntomas, los comuneros vienen a nosotros para que hagamos un diagnóstico inmediato y se aporten las soluciones necesarias. Nosotros nos apoyamos en los especialistas como haría cualquier médico de cabecera y una vez que tenemos los informes necesarios, proponemos una solución para dar respuesta a la posible enfermedad.
  • Somos psicólogos de la comunidad. Intervenimos a nivel colectivo y a nivel individual. Intervenimos si hay cualquier tipo de violencia, violencia de género, diferencias entre los propietarios, etc. Proponemos soluciones que afectan a la mejora en la relación individual y colectiva. Tenemos reuniones donde el propietario explica y expone sus sentimientos, sus opiniones e incluso sus diferencias de criterio y nosotros procuramos siempre contestar y solucionar las diferentes propuestas. Intentamos que la relación entre los propietarios se vuelva más agradable y que las reacciones se vuelvan más positivas. Incentivamos en muchos casos que haya una mejor cordialidad. Intentamos generar, en una palabra,
  • Somos pediatras de los niños. Intentamos generar un entorno adecuado para que los niños sean felices, tengan sus medios para divertirse y además esos medios tengan la higiene adecuada. Miramos por su salud y por su bienestar.
  • Somos médicos especialistas en geriatría. Atendemos a todas aquellas personas mayores que viven en una comunidad y que tienen diferentes situaciones de riesgo. Nosotros definimos cuando y como debemos solucionar dichos problemas. Por ejemplo, cuantas personas mayores no tienen el síndrome de diógenes y no tienen familiares que los atienda. El Administrador de Fincas Colegiado de Madrid, en este caso, tienen sus especialistas (Trabajadores Sociales) que les apoya en la resolución de dichos problemas.
  • Nos preocupamos por los animales domésticos, poniendo a disposición de los mismos, zonas en las comunidades para que hagan sus necesidades, o bien normativa o reglamentos de régimen interior para regular y mejorar sus condiciones higiénico-sanitarias.
  • Somos el mejor personal de seguridad de la comunidad, no llevamos armas, pero con nuestras recomendaciones y opiniones procuramos que la comunidad disponga de todos los medios de seguridad necesarios.
  • Seguridad en el recinto (Cámaras de video-vigilancia).
  • Seguridad en la piscina cumpliendo con las normas estatales y de la comunidad, teniendo los socorristas adecuados.
  • Hacer cumplir las normas de seguridad en todo el recinto.
  • Hacer cumplir las normas en lo referente a la L.O.P.D.
  • Somos los poceros y fontaneros del Edificio. Nos preocupamos que todas las conducciones funciones sin contratiempos y si vemos un problema en las bajantes, ascendentes, pozos, bombas, etc. llamamos a nuestros especialistas para que nos hagan el informe correspondiente y actúen de forma inmediata para la resolución del problema.
  • Somos los garantes de que la limpieza del edificio en su conjunto esté garantizada. Nos preocupamos de que los comuneros vivan en su edificio con las mejores garantías higiénico-sanitarias.
  • Somos los botánicos que se preocupan de que las plantas y los árboles del edificio estén en perfectas condiciones. Observamos el riego, la poda y todas aquellas actuaciones que consideramos necesarias comentar con nuestros especialistas los jardineros, para que el jardín esté en óptimas condiciones.
  • Los Administradores de fincas somos el primer bombero de la comunidad, preocupándose de que los extintores y la central de alarmas estén en perfectas condiciones y cumplan con la normativa existente.
  • Los Administradores de fincas somos los vigilantes de que se cumplan todo lo referente con la Ley de Prevención de riesgos laborales. Los especialistas son los que le darán a conocer la situación legal del edificio y el estado de las personas que trabajan para la comunidad.
  • Somos los contables, los expertos en Finanzas y los gestores de la Comunidad.
  • Somos los curas de la comunidad. Permanente recibimos secretos o confesiones de diferentes propietarios.
  • Somos el mayor enemigo de los roedores y de los insectos actuando a través de los especialistas con medidas preventivas de desinfección y desratización.

El Administrador de Fincas no solo tiene una profesión, son muchas profesiones englobadas en un nombre Administrador de Fincas Colegiado. Si se nos exige tanto conocimiento para estar a la altura de lo que se le requiere, deberemos tener un Colegio que nos apoye y que nos regule dicha profesión, no solo por beneficio del propio Administrador sino por el beneficio de los propios ciudadanos. Una profesión regulada es sinónimo de una profesión con garantía. Debemos garantizar que una profesión que se preocupa por algo tan trascendental para el interés de todos los ciudadanos como es su edificio y todo lo que le rodea, no puede ni debe dejarse al libre albedrío. Esta profesión no la puede ejercer cualquier profesional si este no está dotado de las garantías necesarias, los Colegios de Administradores de Fincas y su Consejo deben avalar que dicho profesional tiene la capacidad suficiente para poder ejercer dicha profesión.

Si deseas ver este artículo en vídeo lo puedes hacer en la siguiente dirección:

Adjunto varios enlaces de nuestro sitio web por si fueran de vuestro interés:

El Administrador de fincas, una de las profesiones mas exigentes

El Administrador de Fincas y los niños

Fdo. Miguel Fernández.

Administrador de Fincas en Madrid

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.