Buscar

Publicación del BLOG

Administración de Fincas Comunidades de Propietarios Psicología

Coaching para Administradores de Fincas

Compartir
coaching para administradores de fincas

Contar con una buena gestión emocional es vital en un trabajo como el de Administrador de Fincas. Ésa es mi experiencia personal tras haber dedicado varios años de vida a esta profesión y haber atravesado muy diferentes situaciones.

Ser Administrador de Fincas exige estar al día en numerosos ámbitos de actuación (legislación, contratos, impuestos…), pero también implica tener trato directo con las personas. Lo cierto es que, en su conjunto, el trabajo desgasta y eso se nota pronto.

En mi caso, y probablemente como consecuencia de ese desgaste, decidí cambiar de rumbo y dedicarme en cuerpo y alma a ayudar a otras personas a conseguir su mejor versión formándome como Coach.

Si algo puedo decir de mi etapa administrando fincas, es que me ha aportado gran cantidad de aprendizajes no solo en cuanto a normativa, sino a la hora de tratar con otras personas. Es precisamente en la relación con muchas y diferentes personas donde se adquieren valores como la agilidad mental, la empatía y la capacidad para mantener la calma en situaciones delicadas, a veces críticas.

Por ello, he llegado a comprender que incorporar sencillos cambios puede ayudarnos en el día a día, para que cada jornada sea más productiva y agradable.

Esto ocurre, por ejemplo, al modificar nuestra forma de expresión. Si tenemos en cuenta que nuestro lenguaje crea realidad, será más sencillo entender que, cambiando las palabras que utilizamos para referirnos a ciertas situaciones, nuestro cerebro automáticamente modificará la connotación que les da.

En ese sentido, si en lugar de pensar en problemas a resolver, lo sustituimos por retos a alcanzar, el simple cambio de terminología dejará de tener la carga negativa que nuestra mente le adjudica y nos ayudará a ver cada día como una oportunidad para crecer y mejorar en nuestra labor profesional. 

Al mismo tiempo, aliviará el nivel de ansiedad que supone enfrentarnos a cada día como si fuéramos a librar una batalla.

Resulta muy positivo ser consciente de que todas las situaciones que atravesamos, nos están aportando un aprendizaje. Y que cada una de ellas nos va a hacer evolucionar, y no sólo en nuestro trabajo, sino también en nuestro día a día.

Esta forma de ver la vida nos ayudará a sentirnos más serenos. Es decir, lo que antes suponía un ataque, pasará a ser un desafío que nos motiva.

Ya lo decía Epicteto: “No nos afecta lo que nos pasa, sino lo que nos decimos sobre lo que nos pasa”.

Cuántas veces nos hemos puesto en lo peor al recibir una llamada de teléfono de un propietario y, finalmente, no ha sucedido nada de lo que nos habíamos imaginado ¿?

Y al terminar tu jornada… ¿Eres capaz de dejar todo lo ocurrido en el despacho o te lo llevas a casa?

Sin duda, es fundamental que toda la carga emocional que acumulas tras un intenso día de trabajo en el despacho, sea gestionada correctamente para que consigas ser capaz de desconectar de esa fatiga mental y desgaste emocional que supone atender a todos y cada uno de los propietarios que solicitan hablar contigo.

A continuación, te dejo algunos consejos que pueden ayudarte:

  • Planifica tu jornada con antelación: Dedicar un rato al inicio de la jornada a organizar tus tareas y marcarles un horario, te ayudará a mantener el foco sobre los objetivos a cumplir cada día.

Recuerda poner las tareas que más te cueste cumplir al inicio del día para realizarlas cuando tu nivel de energía esté más elevado. Sentirás un enorme alivio al darte cuenta que una vez realizadas no eran para tanto.

  • Procura dar mensajes claros y concisos: A la hora de hablar directamente con los propietarios, no te andes por las ramas; tu tiempo es oro y tienes una agenda repleta de cosas para hacer.
  • Márcate un horario de atención al público y cúmplelo: Es lícito que en tu horario de trabajo quieras dar el 100%, pero una vez terminado, recuerda… ¡La vida sigue fuera del trabajo!
  • Deja tiempo para dedicar a tu disfrute personal: Para rendir al máximo es fundamental cargar las pilas realizando alguna actividad que te llene de energía. Aquí tú decides lo que más te guste: Caminar por un sitio bonito disfrutando del paisaje, Ccrrer, escuchar tu música favorita, bailar, leer, ir al gimnasio…Todo aquello que te permita desconectar la mente y eliminar el estrés acumulado.
  • Practica Mindfulness. Una manera sencilla de practicarlo es ponerte en un lugar tranquilo donde sepas que nadie va a molestarte, sentarte con la espalda recta, cerrar los ojos y centrarte en tu respiración…  Sentir como el aire entra y sale de tus fosas nasales, y, cuando algún pensamiento aparezca en tu mente, déjalo ir sin juzgarte, volviendo a concentrarte en tu respiración.

Empieza por cinco minutos y poco a poco ve aumentando, según tu criterio.

Según Daniel Goleman: “La meditación Mindfulness ha demostrado fomentar la habilidad para inhibir los impulsos emocionales”. ¡Cuántas veces sentimos los Administradores esos impulsos!…

  • Antes de ir a dormir visualiza 3 situaciones gratificantes de tu día: A la hora de ir a dormir suelen intentar colarse en nuestra cama aquellas situaciones que han quedado pendientes de solucionar de nuestra jornada. Si nos enredamos en esos pensamientos, nos dificultarán el descanso. Para evitarlo, céntrate en 3 situaciones vividas ese día que te aporten calma y bienestar.

Tu descanso mejorará considerablemente.

Si te gusta este artículo y quieres saber más acerca del coaching puedes visitar mi página web:

www.silviacotillas.com o llamarme al siguiente teléfono: 608755211

Otros artículos de nuestra web que pueden ser de vuestro interés

Etiquetas:

Puede que le guste también

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.