Buscar

Publicación del BLOG

Administración de Fincas Comunidades de Propietarios Psicología

El Duelo

Compartir
el duelo

Tras perder a un “Ser Querido”, una de las primeras preguntas que nos hacemos, inevitablemente, es: ¿Cómo podré superar esta pérdida?

Sin embargo, es necesario tener en cuenta una premisa muy importante: la muerte no se supera, se ACEPTA.

Por tanto, y en nuestra opinión, la pregunta podría ser: ¿Cómo podemos llegar a aceptar la muerte de un Ser Querido?

La respuesta es intuitiva: liberándote del dolor y quedándote con el AMOR y el RECUERDO, para que esa persona siempre forme parte de ti.

Quédate con todo lo vivido a su lado, honra su memoria y elige seguir adelante y dar lo mejor de ti mismo.

Pensar en el Ser que se ha ido te aportará felicidad; sin embargo, pensar en su pérdida te hará sentir dolor.

Aunque la persona ya no esté, siempre quedarán las vivencias mutuas, compartidas.

La ausencia y el tiempo

Y no olvides que, aunque el tiempo pase, sin importar cuánto, la ausencia siempre duele.

El duelo se transita, no te estacionas en él, por ello debemos considerar que cuando el tiempo pasa, si no ha habido ningún cambio, algo no va bien.

El tiempo, por sí solo, no cura, es preciso trabajar esa herida emocional que nos ha provocado la pérdida para que sane correctamente.

Si se busca la ayuda necesaria, se hace un trabajo correcto, y a eso se le suma el paso del tiempo, entonces esa herida sí sanará.

Nunca olvidaremos a ese Ser que ya ha partido, pero sí aprenderemos a vivir con esa ausencia. Por tanto, date la oportunidad de curar el dolor y no te quedes sumido en ese pozo de tristeza.

Si decides iniciar este otro camino, comprenderás que llega el momento de liberar el dolor, guardar todo lo que has aprendido de la persona ausente y lo que aportó a tu vida.

Autorreflexión

Si te preguntara ¿Qué te dices a ti mismo sobre esta pérdida? ¿Qué me responderías?

Mi consejo: quédate con la fortuna de haber tenido en tu vida a ese Ser Querido durante todo este tiempo; da las gracias por todas las experiencias vividas junto a esa persona; y deja que el amor inunde cada uno de tus recuerdos.

No hay duelos pequeños, pero ten muy presente que ese mismo dolor que estás sintiendo ahora mismo, es el que puede impulsarte, fortalecer tu capacidad de superación y hacerte alcanzar metas sorprendentes.

Ese es el beneficio de liberar para que puedas volver a fluir con tu vida.

Deja de enfocarte en lo que no tienes.

Honra todo lo que esa persona te enseñó, lo que te ofreció, es cierto que requiere voluntad de hacerlo, pero merece la pena.

Una cosa más que puedes tener en cuenta: es más sencillo hacer todo esto si potencias tu conciencia autorreflexiva. Entender las propias emociones, aprender sobre los sentimientos propios y sus consecuencias, es propio de una buena autorreflexión. Supone analizar y reflexionar sobre nuestros pensamientos y emociones para mejorar y alcanzar un mayor grado de felicidad.

Ahora me dirijo directamente a ti, dime…

¿Qué puedo hacer por ti? ¿Cómo puedo ayudarte?

Ponte en contacto conmigo y concertaremos una sesión para poner en marcha este proceso de aceptación y crecimiento. Te estoy esperando.

Si te gusta este artículo y quieres saber más acerca del coaching puedes visitar mi página web:

www.silviacotillas.com o llamarme al siguiente teléfono: 608755211

Otros artículos que pueden ser de vuestro interés:

Etiquetas:

Puede que le guste también

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.